Tengo muy claro que ninguna acción buena se pierde en este mundo. En algún lugar quedará para siempre - Vicente Ferrer.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Asha: adolescente, violada y lapidada


Amnistía Internacional ha denunciad que Asha Ibrahim Duhulow, una niña que había sido violada y que murió lapidada en Somalia por haber cometido presuntamente adulterio, tenía tan sólo 13 años y no 23 como se creía en un principio.

Asha fue lapidada por un grupo de 50 hombres en un estadio de la localidad portuaria de Kismayu, en el sur del país, ante cerca de 1.000 espectadores. Varios periodistas somalíes afirmaron en un primer momento que la víctima tenía unos 23 años, según su apariencia física, aunque más tarde AI pudo establecer que tenía 13 años, tras consultar varias fuentes, incluido el padre de la niña.

Amnistía Intenacional indicó asimismo que Asha había sido acusada de adulterio según la ley islámica, pero que dichas fuentes relataron que en realidad había sido violada por tres hombres y que al intentar denunciar la violación ante la milicia de Al Shabab, que controla Kismayu, fue acusada de adulterio y detenida. Ninguno de los hombres que participaron en la presunta violación ha sido acusado ni arrestado.

Asha nació en el campo de refugiados de Hagardeer, en el sur de Kenia, en 1995, donde su familia tuvo que refugiarse tres años antes, huyendo desde Mogadiscio de los ataques contra su clan, el de los Galgale, una minoría en Somalia. Fue la última en nacer, la decimotercera de seis hermanos y seis hermanas, según explicó Ibrahim Dhuhulow, el padre de la niña, acudía a la escuela en el campo de refugiados, padecía epilepsia, por lo que la familia decidió enviarla con su abuela en Mogadiscio, donde podría recibir mejor atención médica. Kismayo estaba en su camino.

Tres hombres se le acercaron y la obligaron a acompañarlos a la playa, donde la violaron. Bajo consejo paterno, ella acudió a los tribunales y denunció a sus violadores, que fueron arrestados. Y aquí se inicia, según declaraciones de Ibrahim Dhuhulow, la serie de desatinos que acabarían con la niña atada y enterrada hasta el cuello, lista para la ejecución.

Un millar de personas que se acercaron al estadio de fútbol de Kimbayo, a los que se les dijo que se iba a lapidar a una mujer de 34 años, prostituta, bígama, adúltera. Pero pudieron ver y oír a Asha antes de que le cubrieran la cabeza con un capuchón. Asha la niña protestaba su inocencia. Unos cuantos trataron de acudir en su ayuda, los milicianos integristas abrieron fuego contra la multitud y mataron a un niño. Otras seis personas resultaron heridas.

Por otro lado, Amnistía Internacional pudo saber que se trasladó un camión lleno de piedras hasta el estadio para la lapidación. Además, durante la misma, las enfermeras se la llevaron para ver si Asha aún seguía viva y, al comprobar que así era, volvieron a colocarla en el hoyo en donde estaba siendo lapidada para continuar con la ejecución.

"Mi niña iba a la escuela, mi niña iba a ver a su abuela, no sé qué tipo de ley permite matar a una niña de catorce años", se desespera Ibrahim Dhuhulow


2 comentarios:

anaiv dijo...

Ojalá entre todo, pero TODOS, podamos cambiar de alguna manera la "conducta" de esta gente, ha muerto una niña...han matado a una niña, que ademas habia sido violada...No tengo palabras, siento impotencia, rabia, tristeza, amargura...Reitero no tengo palabras solo un dolor que me estruja el corazón.
Si me permites, pondré enlace desde mi blog al tuyo para que los que no lo sepan, se enteren y esto no siga sucediendo
Te saluda Anaiv desde Argentina

corrosion dijo...

"Asha había sido acusada de adulterio según la ley islámica" El adulterio es igual en la "ley islámica" (que yo sepa no existe nada así) y en todas las culturas por igual.
Relacionar esto ni que sea indirectamente con el Islam es todo un desatino. No tiene nada que ver. En el Corán no dice que se mate a nadie.